BLOG

Psicosalud Herrera

Autismo en niños. ¿Cuáles son los síntomas?

por | Dic 16, 2021 | Psicología para el día a día | 0 Comentarios

Cuando hablamos de autismo en niños o Trastorno del Espectro Autista (TEA) nos referimos a una afección en el desarrollo del cerebro que afecta a la forma en la que una persona percibe y se relaciona con otras personas. Esto provoca problemas en la interacción social y en la comunicación. El trastorno también incluye patrones de conducta repetitivos e intereses restringidos.

A lo largo del presente post vamos a analizar en qué consiste este trastorno, qué síntomas presenta, cómo detectarlo y qué hacer en caso de sospecha.

¿Qué se entiende por autismo o TEA?

El autismo o TEA es una afectación en el neurodesarrollo que tiene un origen neurobiológico que aparece desde los primeros años de vida. Las personas que presentan este trastorno desarrollan dificultades en las habilidades comunicativas y sociales así como intereses restringidos. Pero si algo caracteriza a este trastorno es la enorme variabilidad y diversidad en su presentación. De ahí el término «espectro» con el que se refiere a un amplio abanico de síntomas y gravedad.

Las personas con TEA pueden tener además asociadas otras condiciones que hacen que su presentación sea aún más diversa y diferente. Actualmente se considera que hasta un 50% de las personas puede tener una discapacidad intelecutal asociada. Además es más frecuente en hombres que en mujeres, 3 hombres por cada mujer.

Este trastorno se mantiene a lo largo de toda la vida independientemente de su buena evolución. La detección precoz y la atención temprana en estos casos es vital. Esto permite adaptar los apoyos en los diferentes contextos a sus necesidades individuales para conseguir el máximo grado de desarrollo y autonomía.

¿Cómo y cuándo detectamos el autismo en niños? Síntomas de alerta.

No existen pruebas médicas ni biológicas para detectar el autismo en niños aunque probablemente esté presente desde el nacimiento. La detección inicial de los síntomas de alerta se realiza a través de la observación. No es hasta los 18-24 meses cuando pueden empezar a vislumbrarse los primeros síntomas de este trastorno.

El trastorno del espectro autista comienza en los primeros años de la infancia. En algunos casos ocurre que los niños parecen desarrollarse de forma normal en el primer año pasando luego a un período de regresión en el que los hitos evolutivos alcanzados comienzan a desaparecer, apareciendo los primeros síntomas de autismo.

El diagnóstico de TEA precisa de una valoración basada en la conducta observable realizado por un equipo de porfesionales especializados. El objetivo es desarrollar un programa adecuado de apoyos individualizados y adaptados a la persona.

Como ya hemos comentado la diversidad e intensidad de este trastorno es amplísimo, si bien existen algunos signos comunes que presentan las personas con trastorno del espectro autista.

Habilidades sociales y emocionales

dificultades sociales y emocionales

-Las personas con TEA muestran alteraciones en la interacción con los demás, es decir, les resulta difícil entender las normas sociales básicas para relacionarnos.

-Presentan dificultades para entender e interpretar las emociones de los demás mostrando limitaciones de empatía y reciprocidad socio-emocional.

-Dificultad para compartir con los demás sus intereses (no atención conjunta)

-No parecen entender preguntas o indicaciones simples que se les hacen.

-Dificultad para expresar sus emociones y sentimientos.

-Les cuesta iniciar una conversación o cuando lo hacen la inicia exclusivamente para pedir algo o nombrar algo.

A pesar de que estos son síntomas frecuentes en los trastornos del espectro autista nos encontramos con una amplia variedad. Existen personas con un gran asilamiento social, personas que responden perfectamente en la interacción con los otros pero tiene limitada iniciativa social. Tamibén encontramos a personas que inician conversaciones de forma correcta pero la forma de hacerlo resulta poco ajusstada socialmente por no comprender las normas sociales.

Comunicación y lenguaje

-Dificultad para reconocer señales no verbales en la comunicación (por ejemplo, interpretar expresiones faciales, tono de voz, ironías, posturas corporales,….)

-Alteraciones en el uso social la comunicación. Hay personas que no desarrollan ningún lenguaje hablado, otras muestran un lenguaje repetitivo y poco funcional e incluso personas que tienen un buen lenguaje hablado pero lo utilizan de forma incorrecta y desajustado a las exigencias sociales.

-Dificultad para mantener contacto visual o para responder a su nombre (parece no escucharte)

-En ocasiones se observan alteraciones en el tono o ritmo del habla.

-Uso de lenguaje repetitivo o uso de frases textuales sin llegar a comprender cómo usarlas ni cúando.

-Dificultad en compartir sus intereses con los demás (lo que se denomina atención conjunta) y para pedir ayuda cuando les ocurre algo.

Intereses y comportamientos restringidos

intereses restringidos

-Alteración en el desarrollo de la imaginación lo cual implica problemas en el desarrollo del juego simbólico e imaginativo.

-Aparición de conductas y movimientos repetitivos y estereotipados del cuerpo, como balanceo, aleteos de manos, etc.

-Torpeza motora lo cual provoca movimientos extraños como andar de puntillas, caminar torpe, lenguaje corporal etraño, etc.

-Rigidez cognitiva lo que provoca una gran resistencia a los cambios que le rodean afectándole a su estado y mostrando enfado e incluso agresividad.

-Sensibilidad inusual a los estímulos sensorales. Por ejemplo, ante ruidos fuertes, texturas diferentes, etc.

-Suelen presentar asombro desproporcionado por objetos o movimientos. Por ejemplo, se quedan absortos en cómo giran o se mueven las ruedas de un juguete pero no entienden y no les interesa su función.

-No suelen participar en juegos de imitación.

-Suelen mostrar un interés alto por un objeto o una actividad (llegando a la obsersión) que les lleva a estar con una concentración anormal.

«La manifestación de los trastornos del espectro autista presentan una enorme variabilidad tanto en su forma de presentación como en la gravedad y afección en los distintos ámbitos de desarrollo»

¿Qué hacer? Tratamientos para el autismo en niños.

El ritmo de desarrollo de los bebés es muy variable y cada niño/a tiene su propio ritmo. Por lo que no siempre todos los niños y niñas siguen la cronología exacta descrita en la investigación científica como «desarrollo normal». A pesar de esto los niños/as que padecen trastornos del espectro autista no suelen manifestar signos de alarma en el desarrollo antes de los 2 años.

Si eres padre, madre, maestro/a o familiar y te preocupa algún aspecto del desarrollo de tu hijo u observas algún retraso en las habilidades del lenguaje o en las interacciones sociales el paso a seguir es consultar con el médico. Éste probablemente derive a los equipos de profesionales existentes (Equipos de Atención Temprana) que son los encargados de realizar una evaluación pormenorizada de todos los aspectos del desarrollo.

Los siguientes puntos hay que tomarlos con mucha cautela teniendo en cuenta que cada niño y niña tiene su propio ritmo. Pero de forma general debemos tener en cuenta como señales de alarma en el desarrollo los siguientes ítems:

  • Observamos falta de sonrisa o expresión de felicidad a los 6 meses o antes.
  • No imita sonidos ni expresiones a los 9 meses.
  • Falta de balbucea a los 12 meses.
  • Falta de gestos, como señalar o saludar a los 14 meses.
  • No dice palabras simple a los 16 meses.
  • Ausencia de juegos de simulación o imitación a los 18 meses.
  • No dice frases de dos palabras a los 24 meses.
  • Retroceso en las habilidades comunicativas o sociales ya adquiridas.

¿Tiene cura el trastorno de espectro autista?

Si bien es cierto que no existe cura para los trastornos del espectro autista, está demostrado que una detección precoz y una atención temprana individualiza pueden provocar que la vida de muchos niños sea diferente. Estos programas mejoran significativamente el desarrollo y la calidad de vida tanto de la persona como de la familia.

Los programas de intervención para el autismo en niñas o niños deben ser individualizados e incluir a la familia. Es importante que éstos incluyan los puntos fuertes de la persona, como son las habilidades visuales así como sus intereses. Resulta de suma importancia estructurar el entorno de los niños para hacerlo más comprensible y predecible con el objetivo de ayudarlos a ser más independientes y reducir la ansiedad que les puede generar el entorno.

El objetivo a largo plazo es que las personas con TEA se dirijan hacia una vida autónoma e independiente cuyas necesidades estén cubiertas contando con los suficientes apoyos que permitan su inclusión.


.

os.

febrero 2023
LMXJVSD
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728 
Recibirás nuestras últimas entradas y consejos sobre psicología

¡Prometemos que nunca enviamos spam o información comercial! Echa un vistazo a nuestra política de privacidad para más información.

Categorías

Gabinete de Psicología presencial y online
¿Dónde estamos?
  • C/San Vicente, nº 25, Herrera (Sevilla), 41567

  • De Lunes a Viernes de 10:00h a 14:00h y de 16:30h a 21:00h.
w
Contáctanos
  • Fco Javier Quiles 617 158 360
  • Maribel Quiles 693 910 531
  • Contactar por email (CLIC AQUÍ)
¡Síguenos en nuestras RRSS!

Centro Autorizado por la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía, nº registro 38791.