BLOG

Psicosalud Herrera

Motivación. ¡Qué es y cómo activarla! 5 pautas para acabar con la desmotivación.

por | Sep 21, 2021 | Psicología para el día a día | 0 Comentarios

En los últimos años se habla con alta frecuencia de la motivación y desmotivación en los distintos ámbitos y grupos: motivación en el colegio, motivación en el trabajo, motivación para hacer deporte, para seguir una dieta, para ser constante, para realizar unas oposiciones, para realizar una actividad con cierta duración, etc….

Pero, ¿qué es la motivación? ¿es necesaria para realizar cualquier actividad? ¿sin motivación no es posible seguir adelante con nuestros proyectos? ¿ cómo puedo ayudar (como maestro, padre/madre) a fomentar la motivación en mis hijos/as, alumnos/as? en la actualidad, ¿hay más desmotivación en los niños y jóvenes?, etc.

A éstas y otras preguntas trataremos de dar respuesta a lo largo del presente post.

¿Qué entendemos por motivación?

¿Qué entendemos por motivación?

La motivación forma parte de las personas y es la que dirige la conducta hacia una dirección u otra. En concreto diremos que la motivación es el estado mental que impulsa nuestra conducta hacia un objetivo concreto, es decir, es la «fuerza que pone en marcha» diferentes comportamientos para dirigir nuestras conductas y acercarnos a la meta deseada; es decir, gracias a la motivación que sentimos pasamos a la acción.

Pero la motivación no nace de la nada. Muy relacionado con la motivación se encuentra la curiosidad. Las personas tienen una curiosidad innata que les acerca a explorar y conocer cosas nuevas, en definitiva a aprender. Por lo tanto y partiendo de esta premisa podemos decir que:

«Si la curiosidad es innata al ser humano y por ende ésta despierta la motivación intrínseca para aprender y dirigir nuestro comportamiento hacia una meta determinada, ¿por qué observamos niños y jóvenes desmotivados en determinadas actividades académicas y/o sociales o de ocio?»

Motivación en actividades académicas

Como hemos comentado anteriormente, los niños nacen con una curiosidad innata que los lleva a obervar y explorar, a querer aprender y descubrir el mundo que les rodea. Si un niño no tiene motivación por explorar o interactuar con su entorno entonces debemos ponernos «alerta» para saber qué puede estar ocurriendo.

Es la desmotivación en las actividades académicas uno de los aspectos que más preocupan a madres y padres, maestros/as en el desarrollo de sus hijos/as y alumnos/as. Es común escuchar frases del tipo: «no sé qué le pasa, lo veo muy desmotivado», «le da todo igual», «no muestra interés por nada», «lo he intentado todo y no responde», etc.

Cuando los padres observan esta falta de interés por realizar cualquier actividad que antes motivaba a sus hijos comienzan a sentirse preocupados y abrumados por no saber qué hacer y cómo ayudar a sus hijos/as. Con frecuencia les resulta difícil mantener la calma y empiezan a desarrollar estrategias de todo tipo en busca de esa ansiada motivación. Y no es menos frecuente que el clima familiar comience a enturbiarse ante la pasividad y desgana que muestran los menores que no responden ante las estrategias ineficaces que desarrollan los padres (los cuales muestran cada vez más desesperanza, enfado y desilusión).

Cómo saber si tu hijo/a está desmotivado

  • Pérdida de interés por tareas, actividades o juegos que antes le interesaban.
  • Presenta falta de energía para realizar cualquier actividad.
  • Apatía o desgana.
  • Realiza solo las actividades o tareas que se le exigen, con mucho trabajo y por miedo a las represalias o castigos.
  • Disminución de la capacidad de disfrute de las actividades que antes producían satisfacción.
  • «Ley del mínimo esfuerzo», es decir, todo lo hace rápido para «salir del paso» y sin importar el resultado.
  • Da la impresión de ser un niño perezoso y/o vago.

La desmotivación en los niños es algo normal igual que ocurre en los adultos. Hay momentos en los que no nos sentimos motivados con lo que estamos haciendo pero eso no significa que no podamos continuar con la rutina. De forma similar, en los niños y jóvenes se van produciendo cambios en el grado de motivación hacia las actividades y/o tareas que tienen que realizar. Esto depende de múltiples factores como son: etapa de desarrollo, valores recibidos, tipo de actividad, dificultad de las tareas, profesores, estabilidad del contexto familiar,…. No sería adecuado exigir a los niños que estén 100% motivados para todo lo que hacen ni tampoco real.

5 pautas para motivar a tu hijo/a.

A continuación os mostramos algunos aspectos que los padres y madres deben tener en cuenta y evitar llevar a cabo para reducir la desmotivación en sus hijos/as:

  1. Imponer actividades sin dejar tiempo para que ellos desarrollen las actividades con las que realmente disfrutan y les gustan.
  2. Olvidar explicar a los niños cuál es el motivo o el objetivo de las cosas que realizan en su día a día.
  3. No valorar el esfuerzo de aquello que realizan centrándose única y exclusivamente en el resultado.
  4. Proponerle actividades de una dificultad elevada que supere sus capacidades.
  5. Depositar unas expectativas muy elevadas en cuanto a su rendimiento.

Los padres desarrollan un papel esencial en el desarrollo de la motivación de sus hijos por lo que os proponemos una serie de recomendaciones para poner en práctica y hacer de la motivación un buen aliado en tus hijos e hijas:

1. Refuerza cada actividad que realize por sí mismo. Es decir, valora el esfuerzo que está realizando más que el resultado que consigue.

Se trata de describir verbalmente y de forma concreta aquello qué está realizando, por ejemplo: «me gusta que hayas intentado hacer esto por tí solo», «me ha gustado que hayas recogido la habitación sin decirte nada», «qué bien has organizado los deberes esta tarde», «has terminado todo lo que habías planteado hacer», etc.

2. Muestra unas expectativas adecuadas a tu hijo/a.

La autoestima y el autoconcepto de los niños está muy relacionado con la información que los demás le devuelven sobre ellos, es decir, los niños se comportan de acuerdo a lo que los demás perciben sobre ellos mismos. Por ello los niños son muy conscientes de cómo los padres los perciben y en ciertas ocasiones, intentan ajustar su comportamiento a las expectativas de los padres.

3. Establece metas propias con tu hijo/a.

Establecer metas propias y concretas le ayudará a estar motivado para conseguir sus objetivos. Para ello, te recomendamos:

  • Escribir en una papel las metas que quiere conseguir y alcanzar. Escríbelas de forma concreta y específica.
  • Planifica una meta a largo plazo y objetivos concretos a corto plazo que sean necesarios conseguir y que le acerquen al objetivo final. Por ejemplo, en lugar de establecer como objetivo » el próximo trimestre quiero subir en matemáticas», será mucho más efectivo y motivador si se especifica de la siguiente forma: «cada día repasaré los problemas al menos 20 minutos», «al final de cada semana hago un resumen de lo que haya explicado la profesora», etc.
  • Reevaluar las metas y medirlas: es decir, para saber si se está cumpliendo y si deben modificarse para mejorar y asegurar que se llevan a cabo.

4. Muéstrale interés por la escuela y la educación.

Si quieres que tus hijos/as respeten y valoren el colegio es importante la actitud y el comportamiento que demuestras delante de ellos. De esta forma apoya las actividades que se realicen en el colegio, establece una relación adecuada con el tutor/a de tu hijo/a, muestra interés en las asignaturas y en el temario que está aprendiendo, en los trabajos y exámenes, acude a las reuniones, …También es importante crear un ambiente adecuado de trabajo para hacer las actividades escolares de forma que tu hijo/a tenga un lugar tranquilo y bien iluminado para hacer los deberes, que exista orden en el material, organización en la realización de las tareas, tiempo para realizarlas así como apoyo en aquellas tareas que no realice correctamente.

5. Provoca y fomenta la curiosidad en tus hijos/as.

Se trata de fomentar la curiosidad en tus hijos/as ya que esto conecta directamente con la motivación. Si existe la curiosidad por descubridad y explorar fácilmente aparecerá la motivación por aprender algo nuevo. Conéctalo con aprendizajes anteriores que haya interiorizado así como relaciónalos con aspectos de la vida diaria donde pueda observar la utilidad y el sentido real de lo que está aprendiendo.

10 consejos para hacer de la motivación la mejor aliada de los maestros/as

Teniendo en cuenta que uno de los aspectos que más preocupan actualmente a padres, profesores y en general, en el ámbito académico es la motivación de los alumnos y alumnas, proponemos una serie de consejos a tener en cuenta si queremos despertar la motivación en ellos/as:

  1. Despierta curiosad y misterio en tus alumnos/as y de esta forma captarás su atención, despertando su curiosidad.
  2. Crea interés por la actividad. Al principio es mejor despertar el interés por la actividad para que se acaben interesando y prestando atención. Una vez que ya tienes su atención es mucho más fácil que atiendan al mensaje que realmente quieres transmitirle.
  3. Favorece el movimiento en las horas escolares y la acción. Los niños necesitan moverse, explorar, estar activos y ver que su comportamiento provoca cambios en el ambiente.
  4. Haz de tus clases juegos para que resulten atractivas y varía la forma de llevarlas a cabo. Si no varían éstas, acabarán por aburrir a los menores. Recuerda que incluso a los adultos cuando nos enfrentamos a algo nuevo y que no conocemos solemos hacerlo con buena disposición y con mucha atención y entusiasmo por aprender.
  5. Las clases deben ser divertidas en su mayoría o al menos una parte de éstas. Que sean divertidas no significa que las clases no sean importantes. Si los niños experimentan la clase como divertida hará que conecten mucho mejor con el mensaje que quieres trasmitirle y depierten su interés. Un niño aburrido hace que desconecte al momento de la explicación.
  6. Provoca y genera el descubrimiento. Es decir, se trata de provocar que ellos mismos vayan descubriendo lo que tienen que aprender.
  7. Es muy importante que conozcas a tu alumnado: las caraterísticas que presentan, su lenguaje, los intereres, necesidades, etc.
  8. Individualiza el aprendizaje a cada alumno/a. Adapta las tareas y actividades a las características de cada niño/a. El proceso de aprendizaje es diferente para cada alumno/a.
  9. Crea aprendizajes significativos. Un contenido significativo supone que éste aporta sentido y significado para los menores. Es decir, conéctalo con aprendizajes anteriores que hayan adquirido así como establece relaciones con su vida cotiadiana.
  10. Provoca éxito al inicio del aprendizaje. Es decir, al principio es recomendable que tengan éxito en su aprendizaje para de esta forma generar motivación por continuar. Además esto puede ayudar a mantener la motivación a lo largo de todo el proceso de aprendizaje.

¿La motivación es necesaria para realizar cualquier actividad?

Como conclusión final nos gustaría realizar una reflexión que en la actualidad está muy extendida. Nos referimos a la creencia de que: «Sin motivación no se puede trabajar», «La motivación es necesaria para actuar, para movernos», «Necesito motivación para….. (estudiar, trabajar, hacer deporte, ….)». Actualmente la motivación está sobrevalorada y se le atribuye un papel, desde nuestro juicio, muy elevado.

Estamos de acuerdo que la motivación ayuda a la hora de realizar una actividad pero no tiene un papel decisivo en todo aquello que realizamos. O ¿todos los días estamos motivados para trabajar?, ¿todos los días estamos motivados para hacer deporte?, ¿todos los días estamos motivados para levantarnos a las 6.30 de la mañana?, etc. desde luego que no. Ahí es donde tenemos que poner el punto de mira, en educar a nuestros hijos/as y/o alumnos/as en la persistencia, en la constancia, en la responsabilidad, en la perseverancia, en el compromiso con uno mísmo, en la superación, etc. De ahí que:

«La motivación nos ayuda en nuestro día a día pero no es necesaria para realizar cualquier actividad. Sin motivación sí es posible actuar».

febrero 2023
LMXJVSD
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728 
Recibirás nuestras últimas entradas y consejos sobre psicología

¡Prometemos que nunca enviamos spam o información comercial! Echa un vistazo a nuestra política de privacidad para más información.

Categorías

Gabinete de Psicología presencial y online
¿Dónde estamos?
  • C/San Vicente, nº 25, Herrera (Sevilla), 41567

  • De Lunes a Viernes de 10:00h a 14:00h y de 16:30h a 21:00h.
w
Contáctanos
  • Fco Javier Quiles 617 158 360
  • Maribel Quiles 693 910 531
  • Contactar por email (CLIC AQUÍ)
¡Síguenos en nuestras RRSS!

Centro Autorizado por la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía, nº registro 38791.